Laura Guerrero

Un viaje más allá de los Bukarús por Laura Guerrero.

Un viaje más allá de los Bukarus

Mi breve pero intensa visita a Poli tuvo lugar gracias a mi obsesión por los Bukarus (casa tradicional camerunés). Llevaba un tiempo trabajando en Camerún y me propuse averiguar como construir una de esas maravillosas chozas que aparecen en el paisaje nordense del país.

Mi búsqueda me condujo hasta la web de Bukaru Project en Poli y así conocí a Willy en Douala. Me hablaron de su proyecto de desarrollo sociocultural en Poli y del Gerewol y yo les hablé de mi trabajo (que para entonces era llevar unos programas de prevención de Cólera en Douala).

Conectamos bien y me propusieron hacer un lindo intercambio: ellos me ayudaban a llegar hasta el Gerewol que se celebraba en Poli y yo les organizaba una actividad de sensibilización para el cólera  para el Bukaru Proyect.

Así llegué a hacer una visita exprés desde Douala a unas 9 horas en autobús más 11 en tren y 4 en moto (atravesando 5 riachuelos cargaditos de lluvia) a un lugar muy cerca de la frontera con Nigeria, cerca de Poli.

Allí los mbororo celebraban este año su Gerewol.

Vi a decenas de mbororo llegar de todas partes con la ilusión de celebrar un año más la fiesta más importante. Ellos se vestían con sus mejores galas y sus instrumentos más sonoros para bailar toda la noche. Y ellas, de una belleza abrumadora, observaban bien atentas para elegir al joven con más ritmo.

Fue una experiencia única.

Al día siguiente después de una larga noche volví a Poli para trabajar un poco y aportar con mi granito de arena a ese pueblo que me había fascinado. Visitamos los asentamientos mbororo de la zona donde esta situado el Bukaru Project. Decidimos trabajar con los niños y niñas del pueblo, grandes receptores y mejores amplificadores. En la escuela de Jalingo organizamos un taller para sensibilizar a todos ellos de la importancia del lavado de manos para prevenir de enfermedades como el cólera. Y  jugando construimos unos lavaderos de manos articulados con un sistema de palos y palancas. Con este pequeño artilugio aprendieron lo sencillo y divertido que puede llegar a ser la pesada tarea de lavarse las manos (a todos nos lo pareció algún día, verdad?). A demás, como los materiales que usamos son baratos y faciles de encontrar (madera, bidones vacíos y cuerda) pueden hacer uno en sus casas y así empezar a multiplicar ese conocimiento.

Estoy muy agradecida a Joan, Willy, Claudine, Joseph, Debruia, Sarki  y Abdul por hacer lo imposible para que llegara a Poli aunque no fuera tarea fácil y presentarme a los mbororo desde una introducción amable, solemne y de lo más divertida.

Espero volver algún día a Poli con más tiempo para construirme un Bukaru…

Laura Guerrero

Anuncios
Categorías: Camerún, Gerewol, Laura Guerrero | Etiquetas: | 1 comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: